Localizar los pensamientos negativos

El primer paso para mejorar tu autoestima es localizar los pensamientos negativos.

Darte cuenta de cómo te hablas y qué tipo de pensamientos tienes te ayudará a tomar conciencia de lo que puede estar aumentando tus inseguridades y con ello tener una autoestima baja.

¿Qué son los pensamientos negativos?

Los pensamientos negativos son ideas perjudiciales que surgen en nuestra cabeza sin que las busquemos y forman una fuente dañina de emociones negativas.   

Puede que te digas a ti mismo cosas como:

– «No soy capaz de terminar nada”

-“Debería rendirme, no valgo para esto”

-«Soy idiota por cometer este error”

-Etc.

Todos esos pensamientos afectan a tu autoestima, produciéndote inseguridades y un gran sentimiento de inferioridad hacia los demás.

Los pensamientos negativos más frecuentes

Adivinar el futuro

Continuamente pensamos que podemos predecir lo que va a pasar en el futuro.

Pensamientos como: «no voy a intentarlo, total lo conseguiré», «mejor no me esfuerzo, no lograré nada»,…

Este pensamiento inmoviliza, dejas de actuar y eso te puede provocar un alivio momentáneo, pero a largo plazo tiene consecuencias muy negativas.

Blanco o negro

Estos pensamientos se caracterizan por no haber puntos intermedios, va directamente de un extremo a otro.

Pensamientos como: «he fallado por completo», «solo me pasan a mí estas cosas»,…

Lo mejor es aprender que existen más colores que el blanco y el negro, pueden existir grises, puntos intermedios que te estás perdiendo.

Generalizar

Generalizar es uno de los pensamientos negativos más típicos, te caracteriza por tener pensamientos como:

«Todo me sale mal», «siempre me pasa a mí», «nunca voy a cambiar»,…

Es mejor evitar términos como: siempre, nunca,…y sustituirlos por: algunas veces, en esta situación en concreto. 

Tener expectativas poco realistas

Ponerse pequeños objetivos que sean alcanzables es mejor que ponerse una meta enorme y poco realista.

Por ejemplo: una meta poco realista sería hacer una maratón corriendo de 20 km si no hemos salido a correr nunca. Lo mejor es este caso será plantearse pequeños retos, como empezar a salir a correr dos o tres días, pasar a corres cinco, etc.

Disminuir las cosas postivias

No alegrarnos de las cosas buenas que nos pasen por pequeñas que sean, puede influirnos negativamente a nuestra autoestima.

Pensamientos como: «he sacado un 5 en el examen, tendría que haber sacado más», «la presentación me ha salido bien, pero podría haberlo hecho mejor»,…

Tendemos a querer la perfección y la perfección no existe, lo mejor es intentar hacer las cosas lo mejor posible y estar abierto a los errores.

Autoculparse

La culpa es uno de los sentimientos más comunes en las personas con baja autoestima.

Te puedes llegar a culpar por cosas que no tienen que ver contigo o que escapan a tu control. 

La culpa no es mala en sí, pero cuando la generalizamos a cualquier persona o aspecto de nuestra vida, acaba provocándonos un gran sentimiento de malestar.

Ejercicio

Para localizar esos pensamientos negativos y cambiarlos por otros que te ayuden, te dejo un ejercicio muy bueno.

Después de hacer el ejercicio reflexiona sobre las siguientes cuestiones:

-¿Serías capaz de hablarle a un/a amigo/a cómo te hablas a ti mismo?

-¿Qué le dirías a tu mejor amig@ si estuviera en esa situación?

– ¿Qué te impide hacerlo contigo?

Te aseguro que una vez que te des cuenta de lo negativos que son esos pensamientos y que serías incapaz de decirle algo así a una persona a la que quieres, empezarás a cambiar la forma en la que te hablas y entonces habrás dado un gran paso para lograr mejorar tu autoestima.

Cerrar menú
Hola!!
¿En qué te puedo ayudar?
Powered by

×
×

Carrito